jueves, 24 de noviembre de 2011

¿QUÉ ES LO QUE TE PREOCUPA?


Mateo 6:25-26. Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas?27 ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida?

Es fácil entender lo que significa la palabra “Preocuparse”. Se divide en dos partes: Pre (indica una acción previa, antes de) y Ocuparse, enfocarse en algo. Preocuparse quiere decir ocuparte en algo antes de que suceda. Es común que como personas que somos nos preocupemos por todo, de tal manera que la vida deja de disfrutarse en el punto que nos percatamos que son demasiadas las necesidades que no hemos suplido.

¿Alguna vez has visto a un pájaro  preocupado por el pago de alquiler de su nido? ¿O desesperado por no saber que dar de comer a sus polluelos?  ¡Seria absurdo! ¡Los pájaros no tienen necesidad de preocuparse! ¡Ellos tienen la seguridad que siempre habrá alimento suficiente en algún lugar el día de mañana! ¡Quien como ellos!

De igual manera, puedes ver las flores silvestres, como el lirio, que sus colores llegan a ser únicos, y su belleza difícilmente logra ser imitada por el mejor de los artistas, sin embargo, ¡Ningún esfuerzo hicieron para conseguir tan bello ropaje! ¡Simplemente se dejan engalanar por el precioso arte que sale de las manos del mismo creador!

Ahora, si estos dos ejemplos que acabo de citar no te son suficientes, piensa en las montañas. De acuerdo a la estación del año por la que atraviesan van cambiando de vegetación y con ello de aspecto. De estar secas, y grises, viene la temporada de lluvias y se tornan verdes, llenas de vida. Pero llega el invierno y la nieve las corona de  esplendor y elegancia. Pasar un día completo observando la belleza y perfección de la obra de Dios, puede llegara ser una experiencia muy reconfortante cuando te encuentras desanimado y temeroso con respecto al futuro.

Mateo 6:25. Por eso les digo: No se preocupen por su *vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa?

¿No vale mas tu vida para Dios que la misma naturaleza? ¿No importas mas que un simple pajarillo?  Es cierto que los seres humanos somos seres pensantes, (¡Y por desgracia pasamos mas tiempo pensando en dificultades y problemas, que en las bendiciones que hemos recibido!) pero no  por ello debemos perder el enfoque de quienes somos para Dios. Confía que el puede y quiere proveer respuestas a tus inquietudes. El quiere y puede suplir la provisión total a tu necesidad. Y como ejemplo, en Mateo 6:25-33 nos recuerda a través de la flora y la fauna, lo valiosos que somos para El. No te preocupes por el mañana. Dios proveerá lo que necesitas. La vida es mas valiosa que el vestido y el alimento. Si tienes vida, hay esperanza. Pon tu confianza en tu Padre celestial, confía en El, ¡nunca te dejara ni te desamparara! ¡Dios conoce tus necesidades, y cree de todo corazón que sus pensamientos para contigo son pensamientos de bien, y no de mal, para darte mas de lo que necesitas en la vida! (Jeremías 29:11)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada